viernes, 24 de junio de 2011

ETICA DEL CONTRIBUYENTE Y EL FISCO ANTE LA SOCIEDAD

Cuando hablamos de ética, nos estamos refiriendo a los principios básicos de actuación que cada persona se impone o respeta, de las normas de conducta establecidos por la sociedad. Tal es el caso de los contribuyentes personas físicas o personas morales que tienen un compromiso u obligación ante sus consumidores, los usuarios de sus servicios, las autoridades y la sociedad en general, que es en principio la de contribuir para los gastos públicos del estado, según lo establece el articulo 31 fracción IV, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Desafortunadamente muchos de estos contribuyentes no actúan con ética al momento de efectuar el calculo y entero o pago de las contribuciones e impuestos a los que se encuentra sujeto, como es debido, aprovechándose de la libertad que se les otorga de que se auto calculen las contribuciones, donde en muchos de los casos no consideran la totalidad de los ingresos percibidos en los periodos mensuales, anuales o esporádicos, o bien, consideran deducciones por cantidades superiores a las autorizadas, se incluyen algunas otras que no corresponden a las entidades, todo ello con el fin de pagar menos impuestos.

Esta situación se aprovecha también de otra manera, cuando son llevadas a cabo Planeaciones Financieras Fiscales, tomando en cuenta las fallas o huecos en las leyes y reglamentos respectivos, para dejar de pagar las contribuciones de las que son sujetos.

Claro esta, que en muchos de los casos no son solamente los contribuyentes quienes llevan a cabo este tipo de maniobra, sino que, se ven mal asesorados por profesionales de la materia que en el caso particular se trata de los contadores públicos.

Algo que influye sobremanera para cumplir cabalmente con estos pagos es la desconfianza que existe sobre las autoridades que administran los recursos recaudados por impuestos, derechos, productos, aprovechamientos o aportaciones de seguridad social, cuando se desvían los recursos para actividades ajenas para las cuales están destinadas, principalmente en la prestación de mejores servicios públicos para la sociedad en general, dentro de la gran cantidad de partidas que se tienen programadas, aprovechándose para asuntos personales.

Por otra parte, ante esta actuación de los servidores públicos de los diferentes niveles de gobierno que mal utilizan dichos recursos, genera para los contribuyentes una gran desconfianza lo que los hace pensar que no deberán de pagar sus impuestos correctamente, ante esta mala practica y ante la mala calidad de los servicios que reciben de forma reciproca al pago de sus contribuciones.

Es por ello muy importante que todos los servidores públicos que laboran en las diferentes dependencias gubernamentales se esmeren por proporcionar a los usuarios de los servicios públicos a nivel nacional, una atención digna a quien de ellos solicite datos, informes, documentos, servicios, etcétera. Esto a su vez traerá como consecuencia que ante la confianza de que los recursos aportados al gobierno para sustentar los gastos públicos están siendo bien aprovechados y motivara a que todos y cada uno de nosotros paguemos en tiempo y forma las contribuciones a las cuales nos encontramos sujetos, considerándolas mas bien como algo que queremos hacer y no como algo a lo que estamos obligados a hacer.

Que se respeten los códigos de ética o normas de conducta, tanto por parte de los contribuyentes como por parte de las autoridades federales, estatales o municipales, que finalmente estos últimos, existen gracias a que la misma sociedad los ha designado como servidores públicos, que deben actuar para servir a la comunidad en general y no solo a unos cuantos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada