viernes, 17 de junio de 2011

NUESTRA ESCALA DE VALORES

Cuando hablamos de valores, siempre estaremos en una disyuntiva, debido a que cuando para algunas personas uno es más importante que otro, para otras resulta ser lo contrario. Donde los valores significan el peso que cada uno de nosotros le otorgamos a nuestra forma de comportarnos en nuestro interior, con nuestros compañeros,  nuestras parejas, nuestros hijos, nuestros familiares y con todas aquellas personas con quienes convivimos.
El ser humano como un ser holístico, cuenta por naturaleza con ciertos valores que en lo general son de bien, aprendemos a amar o lo traemos implícito en nuestros corazones, pero existen además algunos otros valores que vamos adquiriendo durante nuestro crecimiento y desarrollo en la familia y en la sociedad en general.
Desde el momento en que nacemos contamos con una serie de valores, todos ellos importantes en diferentes niveles o grados según cada persona les asigna esa importancia en su vida, como es el caso de los valores físicos, que gracias a Dios y a la naturaleza, la mayoría disponemos de nuestros cinco sentidos, como lo es el tacto, el gusto, el olfato, la vista y el oído, los cuales nos permiten disfrutar de todas las cosas buenas que existen.
Estos valores físicos nos dan la oportunidad de tener actuaciones hacia nuestros semejantes todos ellos, creo yo, siempre buscando actuar con bien, aunque en algunos casos para otras personas está mal visto o no tienen la misma escala de valor que para ellas.
La razón del ser de cada uno de nosotros, no es mera casualidad, es el producto de la unión de dos personas de diferentes sexos, que en algún momento encontraron en el amor un gran valor, donde las dos personas encontraron similitud y se aceptaron cada uno como son, respetándose y dando lo mejor de cada uno para el otro.
En el aspecto emocional por lo general existe una coincidencia entre ambas partes es muy probable que aparezcan en ciertas situaciones diferencias en la forma de pensar o de ver las cosas, pero al final de cuentas mediante nuestra escala de valores tratamos siempre de homologarlos para poder ejercer con mayor fuerza el valor del amor.
Nuestros sentimientos también son parte importante dentro de este proceso de la escala de valores que nos fijamos como modelo para actuar ante la sociedad en la cual nos desenvolvemos, tomando como referencia la generalidad, donde en muchas situaciones actuamos tratando de hacer lo mejor para nuestras vidas en lo personal y con nuestras familias sin dañar a los demás.
Dentro de nuestra vida aparece un momento también muy importante tal vez desde el inicio de nuestras vidas o tal vez, cuando ya estamos en una etapa de madurez, tal es el caso del valor de lo espiritual o de la religión, en donde por ejemplo de nuestros padres y de las personas más cercanas a nuestras vidas, nos instruyen u orientan hacia la profesión de alguna etnia religiosa, en la que nosotros nos desenvolvemos, tratando en lo posible, de respetar los principios sobre los cuales se actúa en cada una de ellas.
En ámbito social, es importante nuestra relación con otros sujetos, principalmente en la familia, en la escuela en los trabajos, en la posesión de nuestros viene materiales, a los cuales también les asignamos un valor económico y son indispensables para llevar a cabo nuestras funciones o actividades diarias.
No se debe dejar de ver el aspecto del sentido de pertenencia, de identidad, en los cuales es importante considerar nuestros valores éticos profesionales, donde se regula de alguna manera nuestra conducta o actitud hacia todas aquellas personas que tienen relaciones laborales con nosotros.

MC. GUSTAVO OCHOA ALVAREZ
Profesor Investigador de Tiempo Completo
CESUES Unidad San Luis
Tel. 653 53 44255/56 Ext. 229, 215, 216
Fax. 653 53 44249
San Luis Río Colorado, Sonora, México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada